miércoles, 26 de julio de 2017

Gemas y Minerales: Tectitas

    Las tectitas pertenecen al grupo de las impactitas. Son vidrios naturales asociados a cráteres meteóricos. 

    Se componen de sílice, alúmina y pequeñas porciones de calcio, sodio, óxido de hierro... Son los minerales más secos conocidos, con solo un 0,005 % de contenido de agua. Un dato bastante curioso teniendo en cuenta que la mayoría de los cráteres donde se formaron se encontraban bajo el agua antes del impacto.

    Se encuentran diversas variedades de tecticas, entre ellas tenemos: Moldavita (la más conocida), javaíta, filipinita, australita... 

   Principalmente son de color negro y opacas. Al pulirse pueden volverse transparentes o traslúcidas.

   Hay varias teorías sobre su origen.

  • Por impacto de meteoritos. Es la teoría más aceptada y contrastada. Un gran impacto funde el material de la corteza terrestre y junto con restos del meteorito se catapultan a cientos de kilómetros, algunos hasta saliendo de la órbita terrestre y volviendo al planeta gracias a la gravedad. Las tectitas sólo se encuentran en cuatro áreas de dispersión, tres de las cuales están asociadas con cráteres de impacto conocidos. Solo el más grande y reciente depósito de tectita en el sureste de Asia, la llamada área de dispersión de Australasia, no ha tenido un cráter de impacto asociado con esta. Esto probablemente se deba al hecho de que incluso las grandes estructuras de impacto no son fáciles de descubrir. Por ejemplo, desde que fue cubierto por sedimentos el cráter de impacto de Chesapeake Bay (hasta la fecha la estructura de impacto más grande de los Estados Unidos y asociada con el área de dispersión de tectitas de Norteamérica), no se detectó hasta el principio de la década de los años 1990. Además, cuanto más grande sea el área de dispersión, más grande será el área donde se deberá buscar el cráter. Ya que cada año se identifican nuevos cráteres, esto no se considera realmente un problema por los defensores de la teoría de impacto, salvo el supuesto cráter de Australasia, un rasgo que tendría menos de un millón de años de antigüedad y por lo tanto fácilmente visible. Este cráter, si es que existe, aún no se ha localizado.
  • Vidrios meteóricos asociados a la fragmentación de un antiguo planeta. No coincide la composición.
  • Origen terrestre. Vidrios volcánicos. Tampoco coincide ni su forma ni su composición y localizaciones.
     Los principales yacimientos son:

  • Australiano. De 700 mil a 800 mil años de antigüedad.
  • Checolosvaco. De 15 millones de años.
  • Costa de Marfil. De un millón de años.
  • Norteamericano. El más antiguo, de unos 35 millones de años de antigüedad. 


Colgante de tectita




Tectitas en bruto y facetada















Moldavita facetada y en bruto















Colgante de tectita pulida

viernes, 7 de julio de 2017

Gemas y Minerales: Granate demantoide

    Es una variedad de granate andradita. Por su brillo se ha considerado similar al diamante, de ahí su nombre. Descubierto en 1849 por el Dr. Nordenskjöld. En un primer momento fue confundido con la esmeralda.

    El color del demantoide va desde verde pálido pasando por un verde medio hasta intenso. Muchas piezas tienen un color parecido a la turmalina y al peridoto. Es frecuente que tenga una buena transparencia y mucho brillo. Se suele tallar en talla brillante y formas redondeadas, también en cuadrado y rectangular. La mayoría de los ejemplares son de tamaños pequeños, siendo muy raras las piezas grandes. Su dureza es baja por lo que sus aristas a menudo quedan desgastadas por el uso.

   Primero se extraía en Rusia, era muy apreciado por los zares. Más adelante se ha empezado a extraer en Madagascar, Italia, Irán, Namibia, Mozambique... Era bastante escaso en el mercado hasta que hacia los años 90 aparecieron grandes cantidades procedentes de Namibia. Se forma en venas de crisolita o serpentina, y en dolomías metamórficas de contacto. 

  La inclusión más característica en las piezas rusas son las colas de caballo (fibras de bissolita). Otra forma de diferenciarlo de otras piedras es su naturaleza isótropa, un alto índice de refracción el cual es imposible medirlo con un refractómetro convencional y también su elevada dispersión.

Dureza: 6,50.
Peso específico: 
3,80 - 3,91.

Índice de refracción: 1,880 a 1,895.



Brazalete con granates demantoides y diamantes

Broche con granates demantoides, rubíes y diamantes

Granate demantoide