miércoles, 11 de febrero de 2015

Intaglios y camafeos

Intaglio: En el grabado hay diferentes ténicas, una de ellas es el intaglio. Se trata de un trabajo realizado sobre una gema o cualquier otro material donde se le hace una incisión profunda para crear una imagen. Es lo contrario al camafeo.

Camafeo: Es otra ténica de grabado que consiste en grabar una imagen con relieve sobre una gema. Se suele utilizar el ágata, el sardonix, la cornalina... Aprovechando la distinción de colores que ofrecen las capas de estas gemas y rebajando convenientemente la primera capa se dejaba la segunda para el fondo quedando la primera con el relieve de la figura que se quería lograr. Tanto ahora como en siglos pasados los camafeos se han falsificado mucho con vidrios y esmaltes. El camafeo más antiguo del cual se tiene constancia data de la joyería sumeria. En la cultura grecoromana y persa eran muy apreciados. Durante los S. XIV y XV se trabajaba mucho el nácar en Francia, Alemania y Flandes. En esta época de grandes descubrimientos de otras zonas del mundo entraron nuevos materiales órganicos como colmillos, ámbar y conchas marinas (estas últimas eran muy adecuadas para la talla de camafeos).
 
 A la hora de elaborar intaglios y camafeos las gemas más usadas frecuentemente son ágatas y sardonyx, ya que puede ser talladas en dos colores. En algunos diamantes antiguos fueron grabados nombres, fechas e inscripciones, (algo extraordinario sabiendo la dureza del diamante y las primitivas herramientas disponibles en la antiguedad) como The Akbar Shan Diamond y The Jahangir Diamond. También algunos rubíes y esmeraldas fueron grabados. Originalmente el trabajo se hacía con las herramientas de la época como el taladro con forma de arco y después se pulía con un disco con la piedra sujeta a un dop (palo para sujetar las gemas). Este proceso fue utilizado desde la antiguedad en Mesopotamia como por ejemplo para principalmente utilizar los intaglios como sellos. Más adelante en el período helenístico en Grecia las gemas eran talladas como camafeos para usarse ornamentalmente, también en Egipto donde la moda era tallar gemas con forma de escarabajo. En la Edad Media se creía que los camafeos eran amuletos que poseían poderes. Durante el Renacimiento las gemas eran grabadas con diseños copiando los ejemplos clásicos. Los grabados continuaron siendo populares en los Siglos XVII y XVIII. En el Siglo XVIII destacaron en esta técnica el italiano Johann Anton Pichler, el alemán Johann Lorenz Natter y el francés Jacques Quay. También otros pioneros de origen inglés como Edward Burch y su alumno Nathaniel Marchant, o Thomas Jenkins en Roma (quien hacía imitaciones baratas). Wedgwood hizo imitaciones de camafeos e intaglios en jaspe y placas de barro, y James Tassie en pasta.









































No hay comentarios:

Publicar un comentario