viernes, 23 de enero de 2015

Georg Friedrich Strass

  
Georg Friedrich Strass fue un joyero francés nacido en Wolfisheim en mayo de 1701. Se le conoce como el creador de las piedras de imitación. 

  Crea una pasta de vidrio (strass) compuesta de borosilicato de potasio y plomo con pequeñas cantidades de aluminio y arsénico, que está en el mercado desde 1730 que es cuando lo patenta. Strass descubrió que cubriendo la parte posterior del vidrio con una lámina de metal el brillo aumentaría considerablemente. Esta pasta de vidrio tendrá un notable éxito y se pondrá de moda. Su facilidad a la hora de tallarlo, su transparencia y brillo son cualidades por las cuales se manufacturan joyas de buena calidad con este vidrio. Normalmente en esa época lo utilizaba la nobleza para llevarlos por el día. Prácticamente fue el inicio de la bisutería con unos pendientes llamados "pendientes de piedra-piedra". Su aspecto era de una pasta ligeramente lechoza, una pasta de vidrio un poco opalescente en colores rosas y también en azules.

   Fue socio en la joyería de Madame Prévot y sus trabajos obtuvieron una gran demanda en la corte de Luis XV de Francia.

    El término rhinestone proviene de una variedad de cristal de roca que G. F. Strass encontró en el río Rhine, que comenzó a utilizarse como imitación del diamante.  

    En 1752 G. F. Strass cedió la producción de strass al marido de su sobrina (Georges-Michel Bapst) pues se retira con 52 años y rico gracias a sus piedras de imitación.

    Varios escritores y enciclopedias han atribuído erróneamente la invención del strass a Joseph Stras nacido en Viena.

   

viernes, 16 de enero de 2015

Christopher Pinchbeck

   Christopher Pinchbeck nació en Clerckenwell en Inglaterra hacia el año 1670. Fue un gran relojero, creó el reloj musical autómata y trabajó en Fleet Street en Londres

   Uno de sus mayores logros es que fue el primero en crear una aleación barata para sustituir al oro y que no se oxidara, aleación conocida como "Pinchbeck" y que a veces también se utiliza para denominar a una imitación o falsificación. Los elementos que utilizó fueron cobre y zinc. La aleación "Pinchbeck" tiene unas proporciones comprendidas entre un 89 % de cobre y un 11 % de zinc, o un 93 % de cobre y un 7 % de zinc. Tuvo un gran éxito puesto que muchas personas que no se podían permitir el uso de joyas ni objetos de adorno personal ahora con el invento de Pinchbeck sí podrían. Muchos trayectos de Londres se encontraban infestados de ladrones por lo que hubo gente que aprovechó el invento de Pinchbeck para sustituir sus joyas importantes y así al ser atracados por los caminos o diligencias evitaban perder sus autenticas joyas y solo eran robadas estas nuevas imitaciones. Muchos joyeros deshonestos intentaban pasar la aleación "Pinchbeck" como oro, fue un material que se prestó a la picarezca.

   C. Pinchbeck fallece en el año 1732, le sucedió su hijo Edward Pinchbeck quien continuó con la profesión de su padre. La creación de Pinchbeck se extendió a Francia, donde aumentó cada vez más la demanda de la aleación sobre todo para relojes. Un joyero de Lille llamado Rentz inventó una aleación parecida pero con el tiempo perdía color, posteriormente fue mejorada por Leblanc. Pero el gremio de joyeros empezó a enfadarse y las imitaciones del metal pasaron a prohibirse y ser solo exclusivas para hebillas de zapatos, botones... Se dice que con la muerte de Edward el secreto de la aleación Pinchbeck se perdió, aunque se siguió utilizando el metal de Leblanc (el cual tenía un gran parecido) hasta el Siglo XIX que es cuando se consiguió inventar el proceso de electro-dorado para dar un baño de oro sobre cualquier metal. 

   Así se puede decir que Christopher Pinchbeck junto con Georg Friedrich Strass (creador de las piedras de imitación) establecieron las bases de lo que hoy conocemos como bisutería.