jueves, 26 de junio de 2014

Gemas y Minerales: Azabache

   Hasta hace cien años, se discutía sobre dos teorías sobre la composición del azabache: La primera sostenía que se trataba de una madera fosilizada. La segunda teoría explicaba que el azabache era una resina bituminosa. Seward en el año 1904 con un microscopio confirmó la hipótesis primera. 

   El azabache es el resultado de la gelatinización de los tejidos leñosos de vegetales fósiles. Se compone sobre todo por vitrita, es amorfo y desprende un olor fuerte al quemarse. Procede del tronco del pino araucaria, muy abundante en el periodo jurásico, y como otros minerales carboníferos, su historia geológica nos habla de maderas que han permanecido comprimidas en espacios reducidos y sin aire durante millones de años. 

   Varios productos se utilizan para falsificar el azabache, como el cristal negro con un fondo de plomo, y algunos vidrios naturales como la obsidiana. 

   Además de en España, se encuentra azabache en Inglaterra, Francia, Alemania, Rusia, Canadá, Estados Unidos y Venezuela. También se puede hallar en Portugal, Italia, República Checa y Portugal. Los principales yacimientos de España están en Asturias y en Teruel, Aragón. El asturiano suele ser de mejor calidad que el aragonés, y posiblemente que el de toda Europa. Los yacimientos del principado fueron intensamente explotados, al menos desde el siglo XIII y abastecían a los talleres de la zona y de Galicia; sobre todo los de Santiago de Compostela. En la actualidad, los yacimientos están prácticamente agotados. 

   Antiguamente el azabache llamó la atención de médicos, curanderos y magos que le atribuyeron propiedades terapéuticas y mágicas convirtiéndolo en un material muy apreciado. 

   En cuanto al aspecto supersticioso, no disminuyó con el desarrollo de la civilización. En el siglo XI era frecuente que los niños llevaran azabaches en el cuello para precaverse del "mal de ojo", e incluso la Iglesia llegó a admitirlo en algún momento como materia beneficiosa y aún hoy en día hay personas que le adjudican propiedades positivas.

   También se pensaba que protegía contra el veneno, las mordeduras de serpientes y las pesadillas. Su denso color negro hacía pensar que absorbía las influencias negativas y se deshacía de ellas. En Italia, el azabache se convirtió en uno de los materiales preferidos para hacer pequeños amuletos en forma de manos gesticulares que componían el signo de los cuernos o el de la higa. 

   Se ha llegado a decir que el uso del carbón como combustible se inspiró originariamente en la quema de pequeños fragmentos de azabache en el contexto de rituales mágicos. El azabache era demasiado caro para utilizar como combustible pero a veces se prendía un pequeño fragmento para producir gases que se consideraban útiles para ahuyentar reptiles o para tratar el estrangulamiento del útero.


   El empleo del azabache como piedra ornamental se remonta al paleolítico superior (amuleto de Peterfels, Alemania). A partir de ahí, se le encuentra en diferentes momentos a lo largo de la historia. Amuletos de azabache egipcios, se labraba azabache en la época prerromana, fue utilizado por los etruscos, encontrado en hallazgos cartagineses de Ibiza y también empleado por los árabes del Siglo XI. En la Edad de Piedra se usó mucho en Francia y Alemania. A partir de la Edad de Bronce su empleo se extendió a las Islas Británicas. En la Edad Media los monjes solían hacer rosarios y crucifijos de azabache. Los yacimientos asturianos comienzan a explotarse hacia el Siglo XIII, con el desarrollo del mercado de Santiago de Compostela.  


Dureza: 2,5- 4.
Peso específico:
1,30 - 1,35.
Índice de refracción:
1,640 - 1,680.


 
Azabache




Colgante de plata con azabache (Higa)






miércoles, 18 de junio de 2014

Carrol C. Chatham

   Carrol C. Chatham nació en el año 1914 en la ciudad de San Francisco, licenciándose en Ciencias en el California Institute of Technology en el año 1938 donde ya con 21 años fue capaz de sintetizar el primer cristal de esmeralda. 

   Hacia 1956 presenta el primer rubí sintético obtenido por el proceso de flux, luego en 1972 la alejandrita y en 1975 el zafiro padparadscha. La Federal Trade Comission le da permiso para a emplear el término Chatham Created Emerald y funda la empresa Chatham Created Gems, incorporándose su hijo Tom, quien es el actual presidente. 

   La compañía tiene actualmente dos laboratorios en San Francisco, uno en Moscú y otro en Japón, además de oficinas comerciales en San Francisco, Dallas, New York y Hong Kong.

   Mediante el procedimiento de melt-flux o mezcla fundida, Chatham produce esmeraldas, rubíes y zafiros. El procedimiento de mezcla fundida básicamente consiste en rellenar el interior de un crisol con componentes en óxidos de la gema que queremos sintetizar. Chatham consiguió la primera síntesis en 1935 y en 1938 inició su comercialización aunque sin compañía propia. Más adelante, consiguió para las esmeraldas un color parecido al verde de las colombianas y desde 1970 las comercializa. 

   El rubí Chatham fue a aparecer en el mercado hacia los años 50 y en la década de los 70 el zafiro azul. En los años 80 aparecieron los zafiros naranjas. Las propiedades físicas y ópticas de las síntesis de Chatham coinciden en gran medida con la de sus homólogos naturales. Sin embargo, el perfeccionamiento del proceso productivo hace que cada vez sea más difícil la separación de lo que son piedras sintéticas o las que son naturales. Aunque en la mayoría de los casos, los gemólogos profesionales serán capaces de diagnosticar e identificar una síntesis mediante los instrumentos básicos para la marcha analítica. Con las esmeraldas Chatham es un poco más complicado, pero suelen tener un peso específico un poco menor que las naturales y también un índice de refracción más bajo. Utilizando la lupa binocular (microscopio) podremos apreciar en las síntesis de Chatham restos de fundente que producen como huellas dactilares y velos tenues con color blanquecino. También son frecuentes las inclusiones de platino en placas hexagonales, triangulares... 

   La observación minuciosa de la síntesis con diversas magnificaciones (hasta 100 o más aumentos) nos llevará a un buen diagnóstico de las Chatham Created Gems.


Carroll C. Chatham


Rubí sintético Chatham



lunes, 2 de junio de 2014

Joyería Occidental del Siglo XX: Tercera Parte

Art Deco 1920-1940

   Al finalizar la Primera Guerra Mundial después de un periodo de escasez y privaciones comienza una etapa de exaltación, creatividad y ganas de olvidar el pasado. Se produce un factor determinante y es que la guerra cambia por completo el papel de la mujer en la sociedad, teniendo que asumir las actividades que el hombre desempeñaba y que no podía por encontrarse en el frente. La mujer comenzó a trabajar en fábricas, oficinas, granjas, hospitales, etc... Abandona su antigua forma de arreglarse y comienza con un estilo mucho más practico, funcional y libre en su forma de vestir. Una vez acabada la guerra consigue mantener su estatus y continúa en sus nuevas ocupaciones desarrollándolas como cualquier hombre y eso le permite comenzar a emanciparse y a ser más libre.

   A través del descubrimiento de Tutankhamon en el Valle de los Reyes por H.Carter y Lord Carnavon en 1922, Egipto comienza a convertirse en un destino turístico importante y comienza una gran afluencia de la civilización egipcia hasta 1930, convirtiéndose en fuente de inspiración para todas las artes figurativas y por su puesto para la joyería. Aparecen las flores de loto, pirámides, escarabajos, plumas, esfinges, obeliscos y minaretes estilizados mezcla del medio oriente con el extremo oriente.

   El nuevo estilo toma su nombre de la Exposición de las Artes Decorativas de París en 1925.

Se contemplan cuatro etapas en su evolución:


  • Etapa de transición desde 1920 a 1924 donde se mantienen formas del Eduardiano y del Belle Epoque con motivos vegetales estilizados y geométricos del Deco. Joyas planas y ligeras, dominando el platino con las gemas tradicionales. Permanecen los diseños calados y ligeros.

  • De 1925 a 1930 apogeo y plenitud del Art Deco. Triunfa la joya desmontable, para varios usos y muy caras. Podían formar un juego de dos brazaletes, un collar corto y un broche. Triunfan los fuertes contrastes cromáticos y contrastes de textura y superficie. Influencia japonesa.

  • De 1930 a 1935 las joyas se hacen más tridimensionales, con aspectos más escultóricos, agresivos y fastuosos. Aparece el doble clip y los pendientes de clip. Predomina el diamante incluso como piedra única en la joyería y para evitar la monotonía se hacen distintas tallas y con distintos niveles de altura en los engastes, para evitar la monotonía se utilizan colores dicromáticos como por ejemplo el diamante y zafiro, o diamante y rubí.
  
  • Por último de 1935 a 1940 con un predominio absoluto del oro amarillo que sustituye al platino. Se mantiene la tendencia de la joya tridimensional pero más maciza e influida por temas como la máquina, tema escalera o los rollos superpuestos. 

Materiales

   Predomina el platino hasta el año 1936 donde el oro amarillo le desbanca de su hegemonía. Para joyería menor pueden aparecer joyas hechas en oro blanco y a veces en oro amarillo con diseños de avionetas, perritos, jugadores de golf, pins, etc...

   Otros novedades como la laca, el plástico, la cáscara de huevo siempre con plata, los esmaltes y la cerámica.  

Gemas

   La gema reina durante el periodo es el diamante y sus tallas novedosas ya iniciadas en el periodo de pre-guerra.

   Las perlas naturales y las perlas cultivadas que empiezan a llenar el mercado introduciéndose de forma masiva.

   Los rubíes, zafiros y esmeraldas de buena calidad tallados en cabujón o labradas estilo hindú y también labradas de estilo mongol.


   La utilización de cuentas en zafiro, rubí y esmeralda con placas geométricas de diamantes al centro o a lo largo del collar

   Los cuarzos y el cristal de roca casi siempre esmerilado. Piedras duras de colores fuertes como la malaquita, el lapislázuli, el coral, el jade y el ónyx que es muy utilizado.

   Como gemas nuevas aparecen el hueso y el marfil.

   Comienza una gran producción en Idaroberstein

Motivos, temas e influencias 

Sus influencias son variadas:

  1. La corriente abstracta y geométrica.
  2. El último momento Eduardiano.
  3. El Ballet ruso de Diaghilev con su colorido y atuendos orientales.
  4. La pintura Fauvista con un colorido intenso y plano, los cuadros de Matizze.
  5. El cubismo.
  6. Las civilizaciones exóticas como la persa, la china, la hindú y la egipcia siendo una locura todo lo relacionado con esta civilización. 
  7. El África negra se pone de moda por dos exposiciones sobre este tema.
  8. Cierta influencia maya.

   Se desarrollan temas vegetales siempre muy estilizados con tendencias a formaciones geométricas o bien algo más naturalistas por la influencia hindú con piedras labradas. 

   Motivos geométricos de los años 20 son todo tipo de rombos, cuadrados, círculos y de los años 30 roleos o rollos, hebillas prismas. 

   Motivos figurativos de diversos temas deportivos como la velocidad con coches de carrera, bicicletas, barcos, aviones, herencia del periodo anterior. Temas de animales domésticos como perros, gatos, caballos. Los temas de insectos duran mayormente hasta 1914.

Tipología

Adornos para la cabeza.  

   El Bandeau es una cinta de terciopelo con piedras y es característico de los años 20, reemplaza a las tiaras de la época anterior. Es motivado por el corte de pelo más corto a la moda.

   El Bandeau en forma de cinta flexible. Puede ser solo de diamantes y también de diamantes con piedras de color. Otras veces con cinta de mohare y remates de diamantes.

   Aiguettes son plumas sobre cinta de terciopelo.

   A veces se usan broches para los sombreros.

Pendientes 

   Los pendientes son siempre largos, adecuados para el tipo de pelo y los vestidos. En forma de corbata, pañuelo doblado, de cascadas, de cuentas y en forma de borlas. Cartier pone de moda unos pendientes en forma de campana de clara influencia hindú.

   De tipo criolla que son de los más antiguos y están presentes en todas las épocas. Preferentemente talladas en lapislázuli o en otras piedras, también aparece el donut o disco, de clara influencia china.

   Los pendientes se van haciendo más voluminosos, menos planos y más pesados. 

   En 1930 se crea el nuevo cierre de clip que permite que el motivo principal del pendiente pueda ir desarrollándose en el lóbulo de la oreja y que a partir de ahora tiene una dirección para cada lado. Son diseños muy compactos.

   Diseño en forma de caracol, de hojas un poco retorcidas, de espirales y a medida que avanza hacia los 40 se diseñan de tipo hebilla y temas de rollo. También motivos geométricos y vegetales estilizados.

   Sin embargo, para las fiestas y galas de noches se mantienen los pendientes largos, grandes y muy voluminosos, con piedras de color mezcladas con diamantes que alternan distintos tipos de tallas. 

Collares

   Sautouis característico que suele ir rematado con un colgante geométrico o tipo borla.

   Son frecuentes los caros con diamantes y eslabones geométricos.

   Otros de perlas naturales cultivadas.

   Con cuentas de jade a veces mezcladas con perlas.

   Los collares más económicas suelen ser con piedras duras y con cordones de seda. 

   Los hay de varias vueltas con perlas y otras vueltas con perlas al estilo hindú.

   Los collares de los años 30 son preferiblemente cortos en diamantes y alguna piedra de color con aspecto compacto y solo con diseños geométricos. A veces uno o dos sautouis de perlas que llevan uno o dos clips.



Brazalete años 20


   Predominan los flexibles a modo de cinta y generalmente estrechos. Con diamantes y piedras de tipo tradicional, otras con diamantes y zafiros en tallas cuadradas y muy bien articuladas. A medida que va avanzando el periodo se van haciendo más anchas y se introducen las piedras duras.

   Comienzan las pulseras con motivos egipcios y con piedras de color, estas suelen ser muy caras.

   Brazaletes con eslabones, eslabones rectangulares o cuadrados hechas con coral, malaquita, etc.

   Con pequeñas piezas tipo bisagra con diamantes.

   Pulseras rígidas tipo Ajorca, las más caras realizadas con diamantes unas cerradas y otras abiertas con bisagras. Las menos costosas son con piedras duras y con un remate de cabeza de animal o de tipo turbante.

   Pulseras de tipo semanario.

   Pulseras de eslabones planos, casi siempre en platino. Algunas con colgantes muy planos y motivos de aviones, barcos, etc. En los años 30 son más anchos y muy tridimensionales. Entre el 30–35 se usan de platino, diamante y una sola piedra de color.

   Generalmente con un broche abultado y tridimensional.

   En los motivos aparecen los prismas, hebillas, motivos de rollos.

   Después del 36 en oro amarillo.
 

   Triunfa el ludohexágono de Van Cleff (brazalete flexible).



Broches años 20


   En general muy planos. También se llevan en las hombreras y en los sombreros.

   En los broches tenemos de tipo hebilla con circulo, cuadrado, oval o rectángulo.

   Los broches inspirados en motivos celtas y es frecuente el Pennanular celta.

   Broches de jardinetto o tutti fruti del 25 al 30.
  
   Los hay con piedras labradas al estilo Hindú. Con modelos y motivos diversos como templos, pagodas, esfinges.

   Broches con formas de lazo.

   Broches geométricos y rígidos, frecuentemente con rubíes, zafiros, esmeraldas calibradas.

   Broches colgantes con una barra y motivo que cuelga en torno a ella.

   Broches con reloj de solapa.

   Son más duros y pesados que los Eduardiano.

   Característico la aparición del clip y doble clip.


Sortijas Deco


  Se caracterizan por ser poco abultadas y bastantes ligeras, diseños geométricos y monturas de platino. Es frecuente una piedra central y varias orlas seguidas de 2 o 3 de diamantes, rubíes, esmeraldas o zafiros para combinar.

   A mediados del 20 se utiliza el solitario de gran tamaño con piedra de talla en escalera o diamante de gran tamaño como piedra única. Los artistas americanos lo ponen a la moda, aunque parte de Europa.


   El triple anillo de Cartier, que fue un encargo de Jean Cotto por el año 1918 y que cuatro años más tarde se comercializa, saliendo también a juego la pulsera pero más tarde aún.

   Los años 30 se presentan con unas piezas más voluminosas, tridimensionales, pesadas y macizas.


   En 1935 Van Cleff saca al mercado la sortija tipo bola con el engaste invisible de piedras calibradas. Encontraremos este tipo de sortija hasta los años 70.

   La sortija bombé se hace en cristal de roca o marfil en los años 30.
 
   Ya a finales de los 30 en vez del platino aparece el oro amarillo y aparece también el motivo tipo hebilla y el tipo puente.